Viajes

Viajando a Hobbiton: visita a Matamata donde se grabó el Señor de los Anillos

Pin
Send
Share
Send


Estatua de Gollum en Matamata


Cuando se acabaron de grabar las 3 películas de El Señor de los Anillos en Nueva Zelanda, New Line Cinema -la productora de las películas- debido al Copyright comenzó a tirar abajo todos los decorados y maquetas utilizadas para la trilogía. El set de Hobbiton -una granja en la localidad neozelandesa de Matamata- vio como en una semana demolían 20 de los 37 agujeros de Hobbits que había en sus colinas.

Para un friki de la Tierra Media como yo, Matamata era una parada obligada en mi segunda visita a Nueva Zelanda.

Pero lo mejor de todo fue que el decorado ha sido reconstruido en su totalidad para la filmación de las dos películas de El Hobbit y es la primera vez, desde que acabaron de filmar El Señor de los Anillos, que se puede contemplar en su máximo esplendor. Cuando llegué a la oficina de turismo de Matamata a comprar el billete del tour y me dijeron lo que había me brillaron los ojos como a un niño.

La única pega del tema es que nos obligaron a firmar un contrato de privacidad en el que nos comprometemos a no poner ninguna de las fotos que tomamos -más de 100 fotos y una veintena de vídeos- en ningún medio de internet. Ni siquiera podemos enviarlas por email. El tema, según nos comentaron, es muy serio y ya ha habido gente que ha pagado unas multas bastante importantes por publicarlas.

Así que lamento deciros que Viajablog no podrá mostraros Hobbiton tal y como lo concibió Peter Jackson hasta que las dos películas de El Hobbit sean estrenadas.

Pero para los frikis como yo decirles que están de enhorabuena porque parece ser que esta vez se ha firmado un pacto entre los Alexanders y la productora para dejar todo el decorado en pie después de grabar las películas. Tendréis años para visitarlo.

Nos llevaron con furgoneta hasta la puerta de la granja a la 1.30 de la tarde. La guía era una mujer de media edad que no paró de contar anécdotas y detalles del rodaje en Hobbiton. A mí me encantó enterarme de todo aquello mientras caminaba boquiabierto entre la casa de Sam Gamyi, con Bolsón Cerrado dominando la colina y el Dragón Verde a lo lejos, pasado el lago.

Todas las fachadas de las casas, los campos de cultivo, los árboles y arbustos… Todo es tan real que parece que en cualquier momento íbamos a ver a Gandalf conduciendo su carro lleno de fuegos artificiales por el camino empedrado que lleva a casa de Bilbo.

Fue una experiencia increíble -el precio es de 66 NZD- y pregunté si tenía alguna oportunidad de salir de hobbit en la nueva película. No hay nada que hacer porque hay que medir menos de 1,65 como primer requisito. Por la misma nimiedad me descartaron para Willow… Racistas. Una lástima.

5.001

Pin
Send
Share
Send