Viajes

Trekking en Laos: Luang Nam Tha

Pin
Send
Share
Send



En la agencia nos prometieron bastante bosque y jungla, algo de campos de cosecha, dormir en 2 aldeas diferentes donde interactuaríamos con sus gentes, unas cataratas y un buen guía en inglés. De todo ésto sólo cumplieron en lo de dormir en las aldeas, pero sin interactuar demasiado en una de ellas. El precio acordado fue de 55 Kips por persona. Nos pareció muy razonable a priori, pero al acabar el trekking nos sentimos timados.

Trekking: Día 1

Partimos junto con Cecile, Thomas y Trui desde la plaza del mercado en la furgoneta acompañado por nuestros dos guías, un hombre de unos 60 años y una chica joven, ambos con un inglés casi nulo. Tras pasar por otro mercado de la ciudad para hacer unas compras de comida la furgoneta nos dejó al comienzo de un trekking que en sus primeros 50 minutos fue bastante prometedor. El bosque era medio frondoso y no se oía más que nuestras pisadas y el piar de los pájaros.

La ruta no era muy complicada aunque las subidas empezaron a la media hora de comenzar. Paramos a comer a las 12 y degustamos nuestra primera ración de lo que sería nuestra comida, desayuno y cena por las siguientes 72 horas: arroz compacto -sticky rice en inglés-, remolacha verde, carne fría troceada y salsa picante. En el momento no nos pareció malo. Al final del trekking juré no comerlo por un mes, mínimo.

El paisaje no era la selva prometida pero al menos podría ganarse el rango de bosque. Las explicaciones del guía no iban más allá de señalar los árboles de bambú y plataneras -dos de los pocos que todo el mundo ya conocía de sobra- y los nidos de termitas. La chica cerraba el grupo haciendo mutis por el foro. Lo mejor era el buen rollo que teníamos los 5 que integrábamos el grupo.

Antes de las 4 de la tarde llegamos a la aldea Akha con un calor sofocante. Nos lavamos un poco en unas fuentes y recorrimos la pequeña aldea hasta el lugar donde dormiríamos: una casa grande de paja sólo para extranjeros. El contacto con los Akha se redujo a jugar a una pelota de mimbre -que me encontré en la escuela del pueblo- con los niños de la aldea. Ellos fueron los únicos que nos hicieron algo de caso mientras los habitantes adultos del pueblo seguían en sus labores cotidianas y apenas respondían a nuestro saludo.

Video: Laos Trekking in Luang Namtha (Mayo 2020).

Pin
Send
Share
Send